¿Estoy Rechazando Mi Feminidad? Las 3 Razones

  • desequilibrio energetico – demasiada testosterona con lo cual la composición bioquimica es diferente – ambiente con mucho conflicto, abuso, cortisol, adrenalina testosterona (estados de defensiva)
  • criado en un ambiente de valores masculinos (competitividad, efectividad, resultados, debes ser fuerte, ganar, ser primero) –
  • idea que es mejor ser hombre, por tener poder, dominancia, poder de decisión – miedo a ser mujer, mujer sumisa, mujer abusada (como la madre, o como el padre) – con lo cual un deseo subconsciente de ser niño, chico y desprecio hacía las mujeres
  • padres que han transferido un conflicto generacional a su hija
  • padres que han deseado un niño en vez de una niña
  • padres que han dudado de querer tener un niño, han tenido un conflicto en el periodo preconcepción concepción, concepción via fuerza, violencia (destroza los campos energeticos, heredas este conflicto)

La feminidad nos enriquece, nos hace delicadas (no debiles), pudorosas (porque no queremos exponernos a lo penetrante de lo masculino), magneticas (porque por su forma estatica y receptiva de existir atrae cómo un iman sin saber el por qué) y porque para acceder a esa energía luminosa, mágica hay que ganarselo), irresistible (porque es la polaridad que genera en lo masculino que se siente irresistiblemente fascinado por ella) y atractivas.

Una mujer no necesita hacer nada para ser amada. Simplemente ser. Cuando soy, fluyo, emano un atractivo para los hombres que resulta muchas veces inimaginable para las mujeres.

Nos hace originales y orgullosas de lo que somos, y este orgullo sería la consciencia del poder de cada mujer, un poder que al rechazar la feminidad, me niego a mi misma.

El poder de la energía femenina – de la creación – del utero.

Facebook Comments:

Leave A Reply (No comments so far)

No comments yet