Feliz 2016! Pero cómo diablos ser feliz, si no tienes a tu principe?

¡Feliz Año 2016! pero ¿Cómo Diablos Ser Feliz? 

¡Feliz Año 2016 guapa! ¿Feliz año? O quizá no tan feliz…eh? 

¿Estás cansada de todo este tantán de las fiestas en el que todos te desean felicidad, paz, alegría y sueños logrados…pero tú sabes que muchas veces te sientes triste, o sientes rabia, frustración, no consigues lograr algunos de tus objetivos?

Y ¿tu sueño de tener a tu príncipe azul parece “misión imposible”?

Todos te desean feliz 2016, pero nadie te explica como tener este feliz 2016. (y parece que todos los demás tienen las llaves para lograrlo, menos tu).

Si esto te da rabia, o tristeza…o cualquier cosa menos felicidad, sigue leyendo. 

Cualquier sea la razón por tu estado de animo…hoy te enseñaré cómo hacer para que tú 2016 sea feliz. 

Te daré mi fórmula INFALIBLE que yo misma aprendí a aplicar para asegurarme que pase lo que pase, estoy disfrutando de la vida y tengo un años tras año feliz. 

La fórmula que descubrí cuando me pasaba tener días y días de tristeza a pesar de todo lo bueno que tenía en mi vida. 

La fórmula que descubrí cuando me sentía incapaz de disfrutar al 100% de la vida (a pesar de mis logros, del dinero, de la comida o cualquier cosa más). 

Me puedes decir: Pero Zoe, ¿cómo voy a disfrutar si todavía no me van las cosas bien, si todavía no he logrado al chico que yo quiero o la relación que yo quiero? 

Imagínate que de hoy en dos tres días (diríamos que por los reyes), como por arte de magia, encuentras a tu Príncipe azul…

¿De qué forma piensas que te va a ver tu "Príncipe azul" si llega y ve una chica triste y despeinada, desesperada, que no consigue disfrutar de su vida? 

¿Querrá el quedarse contigo? 

Por supuesto que no. El Príncipe azul quiere a una mujer feliz y alegre, que disfruta de su vida y que compartirá su vida fantástica con él. 

Entonces, esto parece al pez que se muerde la cola. 

Si no estás feliz, no serás atractiva para tu príncipe azul. 

Si no tienes a tu príncipe, ¿cómo diablo ser feliz? 

​Pero hoy te voy a demostrar, que si puedes. 

Pues sigue leyendo porque en este correo te doy la fórmula del como y qué hacer, para asegurarte la felicidad en este 2016. 

La fórmula que me aseguro la felicidad en los últimos años de mi vida (desde cuando la descubrí). 

***

Hace un tiempo vivía en suiza. Suiza es un país maravilloso, es bonita como una postal.

Todo parece perfecto incluso el verde del pasto en el que se ven estas vacas tan bonitas como en el tráiler de la pelicula de Heidi. O la publicidad de Lindt o Nestle. 

Así que hace un tiempo atrás, yo vivía en suiza. 

Me saqué ahí dos Masters (maestrias). Uno en administración de empresas y uno en economía europea. 

Hablaba (y sigo hablando) de forma corriente 5 idiomas. 

Tenía un buen trabajo en una multinacional, que en el 4to piso tenía grifos de oro en los baños, y ganaba un pastón de dinero.

Vivía en una casa increíble a 10 minutos en coche de ginebra. 

Salía a dar paseos por el magnífico campo, rodeada de naturaleza como siempre desee. Era todo un sueño hecho realidad. 

Pero, por alguna razón me sentía muy triste e infeliz casi todo el tiempo. 

Los suizos me parecían fríos. A pesar de mis intentos a salir o socializar, muchas veces sentía que algo me faltaba. 

Sentía una insatisfacción total. Así que empecé a quedarme en casa y aislarme. 

No me apetecía salir. Me daba pereza salir de mi hueco…

Me sentía triste y a menudo irascible. Y lo más, no sabía el porqué de todo esto. 

Tenía todas las razones para estar feliz. Pero yo no lo estaba

Un día, escribiéndole sobre mi mal estar a uno de mis buenos amigos de los ee.uu, que vivía en california. 

Y , el me contesto: “Siento que tus necesidades no estén satisfechas y te sientas triste.”

Y su contestación, fue como una lámpara que se encendió en mi cabeza. 

Como una campana que sonaba muy alto el despertar. 

¡Por supuesto! Es lo que me pasaba. Mis necesidades no estaban satisfechas.

Y ahí comprendí por la primera vez en mi vida, la fuente de mi mal estar. 

Entonces, si te sientes triste, desilusionada, rabiosa o otras emociones negativas,

el primer paso para salir a la luz es: 

1.    Identifica la fuente de tus emociones negativas – y las necesidades que no tienes satisfechas

El ser humano tiene varias necesidades. Si estas necesidades no están satisfechas, todos nosotros empezamos a sentir emociones negativas (como dice Rosemberg). 

Aquí te paso un ejemplo de estas necesidades: 

–    Necesidades físicas: abrigo, alimento, albergue, agua, aire, movimiento, expresión sexual, contacto físico, protección, seguridad física, vitalidad, descanso y sueño 

– Necesidades emocionales: comprensión, aceptación, cercanía, consideración, conexión, ayuda, cooperación, confiabilidad, reconocimiento, valoración,  aprecio, respeto / respeto a mí mismo, apoyo, confianza, amor cariño, calidez   

Etonces, si te sientes triste o molesta, y no sabes muy bien porque…

Si te das cuenta que estas emociones persisten en tu vida, durante un periodo más o menos largo afectando días y días de tu semana…

Quiere decir que algunas de tus necesidades no están satisfechas. 

Identifica cuales de ellas no están satisfechas y pasa al paso número dos. 

En mi caso, me di cuenta que yo tenía todas las necesidades físicas cubiertas, pero algunas de las necesidades emocionales de cercanía, conexión, aprecio, contacto físico y la calidez – no estaban cubiertas

2.    Averigua cómo podrías satisfacer estas necesidades que identificaste que no tenías satisfechas en el paso numero uno (de arriba)

En mi caso, me di cuenta que, viviendo en suiza, por el cambio cultural, mi necesidad de calidez, cercanía y conexión con la gente no estaban satisfechas. 
En aquel entonces no tenía novio. 

Me di cuenta que una pareja habría podido solucionar mi problema, satisfaciendo mis necesidades de contacto físico, calidez, conexión, cercanía y comunidad…

No tenía todavía esta pareja…

Me dí cuenta que estar amargada no era un buen método para atraer a mi hombre ideal…

Me di cuenta que podía satisfacer estas necesidades de otra forma, por otros medios. 

Y descubrí que la solución para mi estaba en cultivar amistades nutrientes con mis amigos y la gente que me rodeaba. 

Así que decidí que en vez de encerrarme en casa y sentirme una víctima (y pensando pobre de mí) podría pasar más tiempo con mis amigos y profundizar mis relaciones. 

Tenía una amiga española cuya compañía me encantaba y empecé a verla cada fin de semana (y pasar algunas horas juntas, haciendo cosas que me gustaban o simplemente saliendo para un café). 

Me junté a su grupo de amigos cuando ella me invitaba. 

Decidí de pasar algunas noches en casa de unos amigos casados, juntos a ellos en el ambiente familiar que ellos tenían. 

Y para terminar decidí ir con periodicidad a bailar, porque esto de bailar me daba muy buena onda, y en el paso numero tres descubrirás porque. 

3.    Asegúrate que tienes tu dosis diaria o semanal de dopaminas y endorfinas. 

Quizá te vas a extrañar pero las cosas son tan sencillas como esta. Tu cerebro necesita producir una cantidad de bioquímicas para que tu cuerpo se sienta bien.

Las dos hormonas que te dan bienestar y felicidad son: la serotonina y la dopamina. 

Cuando te sientes triste, nerviosa, estresada, rabiosa o desilusionada…tu cerebro produce algo que se llama el cortisol. 

Cuando te estás quejando y victimizando (pasando tiempo en el “pobre de mi”), tu cerebro producirá también el cortisol que acabará con tus ganas de vivir, de salir de reír.  

El cortisol, es una bioquímica que ayuda a prepararte para afrontar el estrés, un ataque o una situación de sobrevivencia. 

Entonces, más cortisol produce tu cerebro, menos seratonina (la hormona de la felicidad). 

Con lo cual, más tiempo te quedas triste, más se desequilibra tu cerebro a nivel bioquímico hasta que puedas caerte en la depresión. 

No dejes que te invade la tristeza o otras emociones negativas. 

Deja de quejarte y victimizarte, porque esto producirá el mal famado cortisol que acabará con tus ganas de vivir, de salir de reír.  

Recorre el paso numero uno y número dos de arriba. 

Cuando tienes un problema ve a por la solución (o busca ayuda). 

Encuentra las actividades que te harán segregar serotonina y sentirte feliz. 

No dejes la pereza invadirte: si te gusta bailar, sal a bailar, nadar, correr, charlar con tus amigas o hacer un trabajo voluntario. 

Ve a un espectáculo cómico, o mira videos con chiste en youtube. 

Sal a socializar, a conocer hombres o mujeres, a pasear en la naturaleza…

Lo que te apetezca y te guste a ti. 

Y verás que tu felicidad estará de vuelta a tu vida. 

Y la mejor noticias: no depende de nada y nadie. 

Para concluir: 3 cosas {!firstname_fix}:
–    Hay una fuente para tu mal estado de ánimo – y tendrás que identificar la raíz de este estado 

Si te sientes triste, o infeliz es porque alguna de tus necesidades no están cumplidas. ¿Cuáles de estas necesidades no están cumplidas para ti?

–    Haz un listado de acciones para satisfacer tus necesidades y pasa a la acción para satisfacerlas

–    En esta vida, tu felicidade está directamente relacionada con la bioquímica de tu cerebro (y tus niveles de serotonina).

Si no haces nada para salir del malestar, y te dejas invadida una y otra vez por estas emociones, esto va a destrozar la bioquímica de tu cerebro.

Tu serotonina va a bajar y te sentirás infeliz todo el tiempo. 

Ahora te das cuenta porque escuchas por ahí que tu felicidad está en tus manos, porque verdaderamente la está. 

Y ¿no es esta una buena noticia? 

Aplica estos tres secillos pasos y tendrás un 2016 pleno y feliz. 

Serás una mujer atractiva para muchos hombres, porque irradiarás bienestar, alegría y felicidad. 

Un beso y feliz 2016.

Te escribiré pronto!

Zoe – Tu Coach Sentimental

 

 

 

Facebook Comments:

Leave A Reply (No comments so far)

No comments yet