¿Qué es la Energía Femenina y Cómo Potenciarla?

El concepto de energía femenina es frecuentemente mal entendido tanto por las mujeres como para los hombres, como “subyugación” o el equivalente en el acto de volverte en una “alfombra” en relación con tu hombr/pareja.

Durante muchos años, trabajando con mujeres para ayudarles a cambiar su destino sentimental y sus relaciones con los hombres, les he enseñado sobre como potenciar su magnetismo abrazando el magnetismo de su energía femenina. Me he dado cuenta que muchas mujeres del mundo occidental tienen un pensamiento generalizado de que la mujer es inferior al hombre. De ahí, que lo “femenino” por definición es “inferior” al masculino y algo que subconscientemente se hace non deseable.

Ser activ@ es siempre mejor que ser pasiva/receptiva, liderar es siempre mejor que seguir o adaptarse, ser dominante es siempre mejor que ser acomodante, dócil, seguir o ser complaciente y, para terminar ser asertiva, parece siempre mejor que aceptar, callarse o no opinar (dejar ir).

La verdad es que ninguno de estos comportamientos es inherentemente bueno, ni malo…y no se trata de ser “mejor”, o “peor”, ni de ganar alguna batalla – que el ego siempre ve como una oportunidad de ganar algo o lucirse – sino se trata de comprender la correspondencia energética de cada uno de estos comportamientos y actitudes.

Lo masculino va a corresponder y polarizar con lo femenino y viceversa. Un hombre masculino sentirá atracción hacía una mujer magnetica que opera y funciona desde su energía femenina, creando atracción sin esfuerzo. Lo femenino magnetiza e fascina a su complementario: lo masculino.

Si no te importa seguir estando soltera, o atraer hombres Beta entonces eso no va a ser relevante. Pero, si quieres crear esa energía que polariza con la energía de un hombre masculino, sigue leyendo.

Muchas mujeres especialmente las mujeres de tipo alfa (fuertes, independientes y “hacedoras” – orientadas a la acción) tienden a tener una mirada “despectiva” hacía lo femenino (y esto tiene su explicación).

Cómo dije antes, lo femenino es visto como inferior, y las mujeres femeninas serían poco exitosas, dependientes y débiles, superficiales, a veces incluso manipuladoras, preocupadas por temas insignificantes superfluos (como la estética, la vestimentario, el maquillaje, artesanía etc.) Su éxito con los hombres se debería a su “falta de moral” y deseo de aprovecharse de los hombres.

Si tienes una o más de estas creencias sobre la «feminidad» o el hecho de ser «mujer» (¿Estás rechazando tu feminidad?), no es de extrañar que NO te guste la idea de la energía femenina, que transmito abajo o incluso te haga reaccionar. Te comprendo muy bien.

Yo también experimenté una tal mirada ya que, creciendo con los chicos, en una familia donde me enseñaron ser fuerte, determinada, competitiva y orientada a los resultados – automáticamente definió como positivo mi lado masculino. Tarde muchos años en darme cuenta que tenía una mirada despectiva hacía la feminidad, lo que me impdedía beneficiar del gran poder de nuestra energía femenina.

Si, en tanto que mujer, no te sientes cómoda en tu papel de mujer, energía femenina y deseas secretamente que fueras un hombre, mi pregunta es:

¿Cómo podría un hombre masculino sentirse cómodo en nuestra compañía?

Si en el fondo pensamos que ser femenina es una enfermedad, algo que no es deseable, no hay ninguna sorpresa que los hombres buscan a su mujer en otro lugar, y escogen no comprometerse con ciertas mujeres.

Julia me dejo el otro día un comentario en mi blog diciendo: “Me veía como una mujer fuerte. Soy independiente, decisiva y se lo que me gusta, o qué es importante para mí. Me encantan mis artes marciales – pasatiempo que en el futuro fue algo que no les gustaba mucho a mis parejas. El problema que tengo es que estoy atrayendo hombres femeninos, muy beta. El hombre tendría que ser más masculino que yo para que nuestra relación funcione, ya que, de no ser así, con el tiempo pierdo el respeto hacía el. 

Lo que nos enseñas Zoe en tus cursos – lo de invertir menos emocionalmente, es una cosa, pero la otra es ¿Cómo puedo cambiar lo que soy adentro? Por el otro lado es completamente inefectivo, erróneo intentar cambiar para un hombre, eso me hace sentirte muy infeliz conmigo misma. Pero quizá sea la razón por la que sigo siendo soltera je je Quiero y necesito un hombre masculino, que sea más poderoso que yo, pero muchas veces estamos chocando continuamente, en confrontación, cuando encuentro un hombre así. Además, me gustaría ser “liderada” no “controlada”.

Cómo podrás ver en cualquiera de mis fotos, no soy un chico con tetas. Admito el hecho de que debajo de mis uñas largas y bien pintadas, y el maquillaje bonito y sexy, soy un tom boy. No obstante, se cómo ser sexy….y es lo que a mi ex le encantaba cuando salíamos juntos. No obstante, me molestaba cuando me hacía comentarios sobre no ser suficientemente femenina durante la relación.

Entonces, para cambiarlo me dejé las uñas crecer aún más, me puse extensiones y me compré zapatos con tacones más altos.  Pero todo eso, no me dio ningún resultado con él. Nunca nada parecía ser suficiente…para él. Ahora, gracias a la explicación de tus articulos y posts, comprendí finalmente qué es lo que «él» quería decirme.»

Entonces, aquí va la típica historia de la mujer moderna del siglo 21. Ella es demasiado autosuficiente independiente y no necesita a nadie, para su propio bien, pero al detrimento de su vida sentimental. Ellas no comprenden qué es y de qué se trata lo de la energía femenina.

Sin duda, el feminismo nos ha traído el tipo de prosperidad y libertad de elección, de las que muchas mujeres incluso yo misma estamos gozando ahora…Me encanta mi vida y gracias a las mujeres que estuvieron confrontándose con esto y luchando en el pasado por estas libertades (a nivel político, social, económico) …hoy puedo vivir mi vida de la manera que más me convenga.

No obstante, su exceso viene en el detrimento de nuestras relaciones y la preservar nuestros valores familiares, de vivir en la comunidad. Y esta es la razón del porque:

Muchas mujeres en el mundo occidental piensas que lo “femenino” y las características femeninas son inferiores a las características masculinas. Cómo dije arriba – no se trata de ser malo o bueno sino de la correspondencia energética.

Así que van redefiniendo lo femenino eliminando las características “non deseables” que han sido tradicionalmente asociadas a lo femenino. No les gusta nada la idea de “seguir”, “ser receptiva” o “dócil”, “aceptar” “adaptarse”, ser “acomodante”, “dulce” o “comprehensible”. Para no hablar de mostrarse “vulnerable” que bajo ningún pretexto sería la actitud – ya que eso seguramente te mostraría débil. Estos son rasgos muy muy malos y dignos de ser erradicados.

Y si una mujer no se siente cómoda en su papel femenino ¿Cómo podrá sentirse un hombre masculino, a su lado, estando en su papel de energía masculina? Pues, bien, imposible.

Y no, no puedes ser los dos al mismo tiempo como no puedes viajar del lado derecho y al mismo tiempo del lado izquierdo de la calle, sino tienes que escoger uno, sino estás metiendo en caos toda la circulación de la carretera.

De hecho, la idea misma de que “lo femenino” es algo inferior o no deseable como una enfermedad viene también de los valores patriarcales que estamos rechazando dentro de los cuales ser hombre es mejor por poder proveer sustento a nivel económico, y ahora ya no es el caso.

Si pregunto lo que es la energía femenina, la definición de muchas mujeres no es muy distinta de lo que es normalmente aceptado como la definición de lo masculino. Al fin y al cabo, la verdad es que aquí se trata más bien de “su reactividad”- delante de esas ideas, o su reactividad delante del papel de lo masculino. Y es lo que estas mujeres quieren decir.

Te explico…la feminidad tiene todo el contrario que ver con la reactividad, la competitividad, la exigencia, la dominancia. Es receptividad, entrega, fluir, adaptarse, acomodarse (cómo el agua), disfrutar etc. De hecho, una mujer que no es capaz de integrar y disfrutar de su energía femenina, actuar desde ese lugar con su hombre es prioritariamente una mujer “reactiva”. Ejerce desde su energía masculina, pero tampoco desde una energía masculina equilibrada y pacifica, sino todo el contrario, desde la ofensiva, defensiva (un tipo de combate, plagado de competitividad, control o protección).

El problema con el Feminismo

Gracias al feminismo (hablo del feminismo extremo) muchas mujeres equivalen la energía masculina con la fuerza, el éxito y la competencia. Es la razón por la que muchas de ellas tienen un problema con la idea de ser dulce, pasiva, acomodante, modesta, pudorosa, o simplemente receptiva al seguir el liderazgo de un hombre, sin luchar por tener razón, dominar o imponer sus exigencias o puntos de vista.

Porque equivalen todos esos comportamientos con la debilidad y es la razón por la que muchos hombres masculinos buscan a estar con otro tipo de mujeres, y se comprometen en otros lados con mujeres que parecen menos exitosas, bellas, menos fuertes, menos bien vestidas y menos competentes.

Esto aclarará el gran dilema de muchísimas mujeres alfa, que llegan a mi consulta pensando que su éxito, competencia y fuerza intimida a sus hombres.

Repetir frases armadas, culpando al hombre y al sistema (un sistema que es patriarcal) de sus fracasos…aunque en nombre de la libertad, que parece justificado… los eslóganes feministas suenen atractivos, aunque lo cierto es que la victimización no conduce nunca al éxito.

Es bastante difícil hacer ver a estas mujeres que su manera de ser “asertivas”, “discutir”, “explicar, debatir” es más cerca de una confrontación y más similar al jugar el papel de un hombre, ellas mismas, lo que impide a los hombres masculinos no poder conectarse con ellas a nivel romántico o emocional.

Como bien dice Gloria Steinem «Nos hemos transformado en los hombres con los que nos quisiéramos casar.»

Este tipo de mujer no puede comprender que ser dócil, adaptable, acomodante y a no es necesariamente algo malo, y ser confrontativa, intentar teniendo razón o debatir no es necesariamente algo bueno, cuando el resultado es una relación sentimental infeliz.

Demasiados hombres en nuestra cultura acaban ser castrados, incriminados, maldecidos por simplemente ser hombres. Imagínate ¿qué dirían las mujeres si los hombres dirían algo similar de las mujeres simplemente por ser “mujeres” y comportarse como “mujeres”?

Las mujeres se han vuelto susceptibles y desconfiada por la energía masculina de los hombres e intentan igualarla (competir), abusando de su propia energía masculina para cumplir con ese objetivo. Ya que todos tenemos las dos energías – masculina y femenina – a la vez.

Quiren decidir como tendrían que ser los hombres, encasillarlos en patrones, o qué les tendría que gustar en una mujer. Y si resulta que los hombres no comparten esa visión, o no les gustan las mismas cosas, ellas los llamano «enfermos, malos, debiles, miedosos, poco hombre, cerdos o perros» u otros apelativos despectivos simplmente para demostrar que tienen razón, que ningun hombre puede tener el mismo libre albedrio que ellas tienen, aunque es la evidencia de la naturaleza misma. Si no estás de acuerdo con esas ideas irealistas y poco practicas de lo que ser un hombre tendría que significar. ¿Te das cuenta de lo absurdo de esa forma de pensar? Es como decir que: «Un pez tendría que ser capaz de volar. Y si no lo es, entonces el pez que vive en el agua, y no vuela, es un pez debil y descartable.»

Estas mujeres simplemente quieren ser iguales, hacer el 50/50 y ser tan articuladas y lideres en la relción como el hombre, pero al mismo tiempo quieren ser tratadas como a una mujer! Esto no funciona queridas.

Al menos no en las relaciones sentimentales con hombres masculinos. Además nunca ganas, porque si no te deja liderar te enfadarás, y te sentirás molesta, pero si te deja, acabarás tu siendo la que decide, se responsabilice, decida, persigua, propone los planes y el será el hombre debil, del que hablo arriba.

Querida, si quieres que te cuiden, protejan, adoren, necesitas ser y actuar como su polo contrario. Y por favor no vengas a decirme que comportarte de esa forma, no serías tu. A estas alturas sería más efectivo aprender lo que funciona con los hombres que te gustan y actuar en concordancia, ¿no crees? Eso o seguir siendo soltera, independiente o atraer a tu cama un hombre beta que estará encantado de seguir tu liderazgo y tus instrucciones.

Al fin y al cabo, es tu elección y cada una tomamos decisiones en cada momento.

Cómo dije antes, te comprendo muy bien si te sientes identificada o chocada por todo esto, porque yo era totalmente así y hacía exactamente esto en mis relaciones. He necesitado más de 40 años de energía masculina, para llegar a la realización de este hecho, que hoy comparto contigo para poder hacer lo mismo, si así lo desees.

Si has experimentado esto de lo que te estoy hablando arriba, comprenderás. Sino quisá necesitarás un tiempo más para llegar a desear abrirte a esta comprehensión de algo tan sencillo pero poderoso – comprender que lo masculino se siente atraido por su polaridad.

¿Cómo Incrementar tu Energía Femenina?

Es sencillo. Primero de todo: incrementa tu energía femenina siendo menos reactiva. En realidad, muchas mujeres no se dan cuenta que su «fuerza» o lo que llaman ser fuerte, es simplemente ser «reactivas» y estar en la defensiva o muchas veces en la ofensiva. Vivir desde la «reacción» hacía algo, en este caso su pareja, el hombre con quien está emparejado, con el que salen, o tienen relaciones sentimentales, intimas.

Esta reactividad es lo que mantiene a las mujeres solteras o en relaciones infelices, o incluso toxicas. Siendo reactiva no es la característica de una mujer de alto valor, de una mujer irresistible y atractiva (descubre Las 7 Caracteristicas de una Mujer Magnética)

Y los hombres no responden bien a esa definición. Los hombres se niegan ser culpados por quien son en esencia, posesores de energía masculina, y se niegan rellenar las expectativas feministas de cómo “tendría que ser” un hombre y lo que tendría que “significar” lo masculino.

Con lo cual las mujeres modernas han intentado inyectar sus ideas feministas de igualdad en las relaciones y ha funcionado hasta un cierto punto, al menos a nivel de como tendría que ser presentado cada tema para aparecer como políticamente correcto.

No obstante, los hombres no juegan a ese juego y en la practica no funciona. Los hombres se rebelan delante de esto. Y no es porque son débiles. Sino porque viene en contra de su instinto primario. No se sienten atraídos por todo esto…así que las mujeres tienen la opción de volverse más sabias y realistas respecto al tema.

Eso claro está, si quieren estar en relaciones sentimentales con hombres masculinos… Sino pueden quedarse solteras, o en relaciones insatisfactorias, que, al fin y al cabo, no funcionan.

Y no funcionan, porque primero de todo no se da la «polaridad» sexual, la atracción tan necesaria para las relaciones romanticas. ¿Qué es la polaridad Sexual y Cómo Crearla con tu Hombre? Si no tienes polaridad con el hombre, la relación erotica no existe, es decir puedes tener una relación basada en una amistad, en una atracción intelectual o un compañero pero la atracción sexual no se despierta. Con lo cual el hombre va a buscar en otro lado a una mujer con el qué se sienta polarizado.

Ahora, si deseas aprender los principios de la energía femenina y empoderarte con tu feminidad, descubre más sobre mis enseñanzas del Magnetismo Femino.

Facebook Comments:

Leave A Reply (No comments so far)

No comments yet